En Busca de Michael O’Leary

Hace unas semanas publiqué un post donde mencionaba a Ryanair y a Michael O’Leary. A las pocas horas el blog recibió una visita desde Irlanda, la única visita irlandesa en toda la vida del blog. 3 meses, más de 3.000 visitas desde 40 países y a un irlandés le da por visitar el blog precisamente ese día.

  • Opción A. Casualidad.
  • Opción B. Hay alguien en Irlanda que mira todo lo que sale publicado que contiene Ryanair y Michael O’Leary.

Inventar teorías de la conspiración es mucho más entretenido que achacarlo a la casualidad así que me he propuesto exprimir un poco esta posibilidad.

He hecho una búsqueda en google y en las últimas 24 horas se han publicado 180 artículos que contienen Ryanair y Michael O’Leary. Es una cifra manejable por lo que sería posible que alguien los revisara diariamente. ¿Tendría sentido hacerlo?

Michael O’Leary suele presumir de no tener director de marketing y de no contratar campañas de publicidad. En su lugar explota lo viral como nadie.

M. O’Leary es especialista en lanzar propuestas escandalosas que se hacen virales y se extienden por prensa y social media. Su objetivo es muy claro: No busca divulgar o debatir sus ideas, muchas veces ni siquiera está pensando realmente en implementarlas (¡¿sexo oral gratis en primera clase?!), el objetivo de sus disparates es servir de vehículo de transmisión de su verdadero mensaje.

M. O’Leary es como un trilero que te hace mirar a su mano derecha mientras que con la izquierda te cambia la bolita. Te empieza diciendo una tontería y terminas escuchando su mensaje de fondo: “Hacemos lo que sea para que vueles más barato”. El mecanismo es de una sencillez asombrosa.

Como en todos los buenos timos, los timados (nosotros) pensamos que somos muy listos y nos reímos/escandalizamos de sus ocurrencias pero en realidad el que se ríe es él grabándonos a fuego su mensaje.

Esto que puede parecer perverso es la base del marketing; asociar el mensaje que interesa transmitir al mensaje que físicamente se va a transmitir. Tienes un buen coche, buena presencia o buena oficina y quiere decir que tienes éxito, publicas estupendos links y quiere decir que eres experto, tienes seguidores y significa que eres muy popular… En ese sentido M. O’Leary es coherente, no pretende dar la imagen de lo que no es, no oculta que es un tipo grosero y maleducado pero hace todo lo que puede para que vueles más barato. Por eso le odiamos pero no podemos dejarle.

Vivir del escándalo tiene un peligro. Un viral no respeta líneas corporativas, una vez que nace tiene vida propia y podría convertirse en un rumor que ponga en duda aspectos como la seguridad o mantenimiento de los aviones. Tendría todo el sentido que M. O’Leary estableciera un seguimiento de lo que se dice de ellos para controlar hacia donde deriva la opinión.

Supongo también, por apurar esta particular teoría de la conspiración, que además de una oficina de vigilancia tendrá varias ideas virales listas para ser utilizadas como contramedidadas en el caso de que se extendiera alguna idea perniciosa que afecte su imagen core. El misterioso vigilante irlandés quedaría por tanto perfectamente explicado como miembro de esa oficina de vigilancia Ryanair.

Soy una persona de ciencia así que he diseñado un experimento para confirmar que desde Ryanair siguen todo lo que se publica sobre ellos. Las empresas antivirus tienen un ordenador sin proteger que llaman “tarro de miel”. Su objetivo es atraer virus informáticos para cazarlos y después analizarlos. Yo he preparado este post que contiene las palabras trampa (Ryanair, Michael O’Leary, Low Cost) para ver si el visitante irlandés vuelve. No se ha pasado desde entonces, si aparece precisamente ahora estará irremediablemente cazado. Os mantendré informados.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Nombres

1

Cuando estudié historia del arte y tuve que analizar cuadros famosos me encontré con un problema: Miraba las pinturas y no era capaz de ver todo lo que los ‘expertos’ decían de ellas. De hecho no veía nada, si por lo menos hubiera tenido alguna interpretación original podría haberle sacado partido, pero el asunto es que no veía nada. Esos cuadros tan fantásticos, hitos de la historia de la humanidad me decían lo mismo que la escena de caza del salón de la abuela.

Entonces comencé a utilizar una técnica que todavía uso. La idea es sencilla: describir de la forma más neutra posible todo lo que se ve, intentando no aportar nada. Cuando uno lo hace, ve como la interpretación del cuadro, o por lo menos una de ellas, comienza a salir de forma natural.

2

Este es el “Perro Semihundido” de Goya.

El cuadro tiene un formato vertical. La mayor parte del mismo, partes superior y media, está ocupada por una gran zona de color ocre sucio no homogéneo. En la parte inferior hay una zona marrón que asciende hacia el margen derecho. En el punto de unión entre las zonas ocre y marrón hay dibujado en blanco y negro lo que se reconoce como la cabeza de un perro.

La cabeza del perro hace pensar que el cuadro representa una escena. El ocre de la parte superior debe ser el cielo. El marrón de la parte inferior debe ser tierra aunque podría ser agua o algún elemento semifluido (barro o arena). No puede saberse si el perro está detrás o está enterrado.

El perro tiene el ojo abierto y parece estar vivo. Tiene la boca cerrada, una postura poco habitual en esos animales. Tiene la cabeza ligeramente orientada hacia arriba del talud [ola de barro o arena]. No puede saberse si el perro está andando, intentando avanzar o parado. No puede saberse si el perro mira al propio terreno, a algo fuera del cuadro o simplemente tiene la cabeza sujeta por el terreno.

Si está avanzando o lo intenta lo hace en sentido ascendente. Si está mirando algo, lo que atrae su atención está por encima de él. Si no puede siquiera girar la cabeza tiene el terreno muy cerca de la boca.

Las proporciones del cuadro no acompañan a la escena. Se muestra un gran cielo que no da mucha información mientras que se oculta lo que hay delante del perro. Queremos saber más y el cuadro no nos lo muestra. Queremos saber qué hace el perro, por qué esta así, qué mira, qué hay más allá. El cuadro tiene más incógnitas que certezas, sabemos que está ocurriendo algo pero no el qué. Hay más vacíos que llenos y lejos de ser sugerentes resultan inquietantes.

3

Todo esto puede parecer abstracto y alejado de la realidad pero tiene mucho que ver con nuestro día a día.

Cuando alguien te habla de redes sociales, de compartir, de innovar o de crear está utilizando unos nombres tan conocidos que muchas veces no nos planteamos lo que verdaderamente significan. Hay palabras tan manidas que sus connotaciones ocultan su significado real.

Los políticos lo saben y se aprovechan de este fenómeno. Dicen “derecha” o “izquierda” en lugar de decir “avance colectivo desde lo individual” o ” intereses comunes por encima de los individuales”. Estas últimas definiciones nos obligan a pensar mientras que las primeras nos posicionan en cuando las escuchamos.

Los políticos no son los únicos; muchos expertos, líderes o gurús abusan de los nombres y de las definiciones ya conocidas pero no analizan lo que verdaderamente significan. Creen que así adquieren autoridad y no se dan cuenta de que la única manera de crear algo nuevo es poner en cuestión los fundamentos sobre los que se trabaja, empezando por las definiciones.

Hay que romper con los nombres y mirar las cosas como si no supiéramos nada de ellas, como si fuera la primera vez que las vemos. Sin dar nada por hecho, construyendo un nuevo sistema y una nueva lógica con cada una. Cuando miras las cosas de esta manera todo se ve diferente, como cuando ves un cuadro por primera vez sin saber nada de pintura ni de su autor.

Esto también se aplica a la inversa. Si has creado algo o tienes una nueva idea y puedes explicarlo diciendo “Es como …” entonces no has inventado nada. Si no existen palabras para explicar lo que has hecho, entonces sí eres un creador. Los expertos, líderes o gurús auténticos necesitan inventar nombres porque no hay ninguno que responda a lo que han creado. Esa es su fuerza.

Ver o sentir algo es el comienzo, explotar sus posibilidades la continuación, ponerle nombre y contarlo es opcional. A menudo tomamos el camino inverso y pretendemos llegar a las cosas a través de los nombres. Con eso lo único que conseguimos es ser unos copistas, repetidores de las verdades de otros.

Los nombres surgen como convenciones entre las personas para intentar atrapar la esencia de algo nuevo, son un torpe intento de reflejar su alma. Los nombres, las definiciones y los métodos son el final del recorrido, no el principio. Hay que acabar en los nombres, no empezar en ellos.

4

Te huelo en mí
Y no sé tu Nombre.

La Ría VFlorecejonia – Ada Galán

9 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Mundo Low Cost

Hace más de un año el propietario de una cadena de supermercados me dijo “Todo va a ser low cost”. No sé si estaba pensando en el sector de la distribución o iba más allá pero su predicción no pudo ser más acertado.

El low cost (LC) se ha extendido en nuestro mundo y está colonizando todos los ámbitos. LC es algo más que un precio reducido, es toda una filosofía que muchos han adoptado sin reparar en lo que significa.

Tradicionalmente las ventas se realizaban en base a una serie de factores: confianza en la otra parte, beneficio mutuo, voluntad de establecer una relación, perspectiva de trato futuro… cada transacción era una compleja suma de relaciones y compromisos entre las dos partes.

El sistema LC sacrifica las relaciones en favor de la conveniencia. El LC es una relación puntual que no tiene voluntad de trascender, un compromiso perfectamente acotado que se extingue en cuanto se realiza.

El LC es como un rollo de una noche, una relación sin pasado ni futuro. Si uno pudiera hablar con el presidente de Ryanair seguramente le diría algo parecido a lo que muchos piensan en un bar de copas a las 3 de la mañana: “Hoy quiero estar contigo pero no esperes nada más de mí, ni siquiera sé si me gustas”.

El LC no sólo existe en lo comercial, está en gran parte de nuestro mundo que ha adoptado el lema “relación y compromiso limitado” de forma entusiasta.

  • Contratar por el salario mínimo trabajadores que inevitablemente serán reemplazados es Recursos Humanos low cost.
  • Apoyar iniciativas para olvidarlas una vez firmadas es Activismo low cost.
  • Autodenominarse experto en temas que sólo dominamos es ser experto low cost. Somos la generación del expertise.
  • Participar en un foro o red social dejando comentarios triviales es web 2.0 low cost.
  • Intentar conseguir gran cantidad de amistades facebook o followers twitter es popularidad  low cost.

Que nadie me entienda mal, no estoy criticando participar u opinar, estoy criticando una manera muy específica de hacerlo porque es justo lo contrario a participar.

Utilizar Ryanair no es viajar, es transportarse, contratar por el salario mínimo no es crear una plantilla, decir “Pray for Japan” ayuda poco a Japón, retuitear enlaces de marketing no te hace experto, escribir “Buen post!!” no te hace ser 2.0, tener 300 amigos no te convierte en popular… pero hay mucha gente que piensa que sí.

Las relaciones temporales y sin compromiso no tienen nada malo siempre que ambas partes sepan cuál es el juego. El problema viene cuando un desconocido te promete amor eterno a las 3 de la mañana y tú vas y te lo crees. El LC seduce de esa forma, promete una gran relación a un pequeño coste.

El LC disfraza pequeños actos con grandes nombres haciéndonos creer que tienen más trascendencia de la que realmente tienen. El LC trae la falsa sensación de que se está haciendo algo importante, cerrando la puerta a compromisos o acciones mayores. El LC nos relaja en lo banal y nos aparta de lo importante.

Por suerte no todo es low cost. Hay foreros que son el motor de su comunidad, blogueros que participan activamente en la web, expertos que se implican con todo lo relativo a su materia… Hay empresas que están apostando por mantener una relación emocional con sus clientes/empleados, con compromiso de futuro, poniendo calidad por delante de precio y no les va mal del todo: la más conocida es Apple pero hay muchísimas más.

El camino está ahí, consiste en superar las relaciones de usar y tirar y sustituirlas por relaciones comprometidas, con pasado, presente y futuro, relaciones que nacen desde la emoción y no desde la utilización. El low cost está muy extendido pero no estamos predestinados a él.

16 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Límites

1

Tuve un profesor que decía que en arquitectura todo se reduce a un problema de límite. Un muro, un hueco, un suelo no son nada por sí mismos, son lo que son porque se encuentran con lo que es diferente a ellos.

Una pared es una pared y no una masa porque tiene un hueco que muestra su espesor. El hueco a su vez existe porque la pared lo rodea. La pared y el hueco no forman un límite sino que nacen de él.

El límite es ese lugar mágico donde se encuentran los diferentes para que brote su verdadera esencia, el lugar donde nacen y comienzan a ser ellos mismos.

2

Piet Mondrian trabajó sobre la idea de límite. En sus cuadros las formas existen gracias a todo lo que ocurre en sus límites. El límite es el cuadrado. El cuadrado es el límite.

Para Mondrian el límite es el único lugar importante, el lugar donde ocurre todo, la fuente de todos los significados. Lo demás sólo son espacios monótonos entre límites.

3

De la misma forma que ocurre en los cuadros de Mondrian, las personas nos definimos en nuestros límites. Nuestro límite es el lugar en el que nuestras creencias se ponen en cuestión, donde nuestras rutinas se alteran, donde lo que queremos se encuentra con lo que tenemos, donde lo que creemos que somos se encuentra con lo que somos en realidad.

El límite nos da miedo, preferimos la zona interior donde no tenemos que definirnos ni decir al mundo lo que verdaderamente somos.

Mondrian llevo las formas hasta su límite para contarnos su historia. Nosotros podemos elegir: podemos quedarnos en la anodina zona roja o descubrir lo que somos asomándonos a nuestros límites. Es tu decisión.

Dedicado a Sonrisa, que hace poco decidió acercarse a su límite para descubrir qué es ella en realidad.

10 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Desmontando las Relaciones Laborales

La reciente negociación de la reforma laboral y posterior huelga general nos han traído imágenes de desencuentros, declaraciones despectivas, violencia… Resulta paradójico y a la vez triste que en pleno siglo 21, con la colaboración como standard de trabajo en otros ámbitos, se sigan utilizando estos métodos para resolver los problemas.

La teoría de juegos nos da la clave de por qué el entendimiento es tan difícil: Ambas partes están planteando el problema como si se tratara de un juego de suma cero.

Un juego de suma cero describe una situación en la que la ganancia de un participante coincide con las pérdidas del resto. Según esta idea las empresas ganan lo que dejan de ganar los trabajadores y viceversa, los beneficios de los trabajadores son a costa de los resultados de la empresa.

Esta visión es errónea y no se corresponde con la realidad. La naturaleza de la relación empresa-trabajador se parece más a un juego cooperativo*. En un juego cooperativo el beneficio de una parte supone a la vez el beneficio de la otra y de la misma forma, las pérdidas de una parte suponen las pérdidas de la otra. Ambas cantidades no tiene por qué coincidir, unas puede ser mayores que otras, pero son siempre del mismo signo.

Según la teoría de juegos si los participantes conocen el retorno de sus acciones, tenderán a realizar la que les reporte un mayor beneficio. Si empresarios y trabajadores piensan que están en un juego de suma cero intentarán disminuir los beneficios de la otra parte para aumentar los suyos. Si por el contrario son conscientes de que están en un juego cooperativo se esforzarán en buscar el beneficio mutuo

La información por tanto es un aspecto básico para resolver el conflicto:

  • Los empresarios deberían hacer ver a los trabajadores que la ganancia del empresario no se hace a costa de los trabajadores, sino que es un estímulo para gestionar mejor la empresa y hacerla crecer. Dicho en negativo, cuando no hay recompensa nadie se esfuerza en crear y gestionar empresas.
  • Los trabajadores a su vez deberían hacer ver a los empresarios que el bienestar y las buenas condiciones laborales de los trabajadores no se hacen a costa de los beneficios de la empresa sino que contribuyen a aumentarlos en forma de mejores rendimientos. Y su opuesto, cuando no hay buenas condiciones, el rendimiento y los resultados del conjunto se reducen.

Esto es el abc de cualquier curso de empresa pero parece algo difícil de entender por unos y otros (seguramente lo saben pero no les interesa demostrarlo, en política el juego de las apariencias está por encima del juego de los resultados).

La información es fundamental pero no basta con ella, esta cita de Bill Clinton nos da otra de las claves:

Cuanto más complejas se vuelven las sociedades, y más complejas son las redes de interdependencia dentro y fuera de los límites de las comunidades y las naciones, un mayor número de gente estará interesada en encontrar soluciones de suma no nula. Esto es, soluciones ganancia-ganancia en lugar de soluciones ganancia-pérdida… Porque descubrimos que cuanto más crece nuestra interdependencia, generalmente prosperamos cuando los demás también prosperan.

Bill Clinton, entrevista en Wired, Diciembre de 2000

En situaciones de interdependencia prosperamos cuando los demás también prosperan. No es casual que internet se haya convertido en un enorme lugar de colaboración y en un generador de situaciones win-win. La interdependencia en internet es máxima, todos tenemos claro que nos necesitamos mutuamente y que el beneficio de una parte redunda en el beneficio del resto.

Para aumentar las situaciones en las que se da simultáneamente el beneficio de empresarios y trabajadores será necesario reforzar las relaciones de interdependencia entre ellos:

  • Haciendo que la marca esté bien definida y tenga unos objetivos con los que el trabajador pueda identificarse.
  • Evitando las subcontrataciones, outsourcing, deslocalizaciones y otras fórmulas que difuminan el espíritu colectivo.
  • Consiguiendo una plantilla estable, evitando las rotaciones de personal por motivos meramente contractuales.
  • Haciendo que los directivos conozcan y hayan trabajado en diferentes áreas de la empresa.
  • Promoviendo una política clara y abierta de ascensos que establezca una vía de relación entre los diferentes escalones de la empresa.
  • Creando organizaciones horizontales que rompan con la jerarquía tradicional de directivos y subordinados.
  • Creando complementos salariales en función de los resultados de la empresa.
  • Utilizando una arquitectura que promueva los espacios comunes de interrelación entre todos los miembros de la empresa, evitando tanto los espacios vip como los guetos.
  • Promoviendo usos comunes (comedor, guardería, gimnasio, ocio…) a utilizar por todos los miembros de la empresa.

No es una utopía, las empresas tecnológicas, en vanguardia en este y otros aspectos, hace tiempo que han adoptado estos mecanismos. Es el momento de trasladarlos a otros sectores, las relaciones laborales no pueden seguir funcionando con esquemas propios de los siglos 19-20.

* nota: En rigor la relación empresa-trabajador en casos extremos (gran proporción de recursos destinados al beneficio de la empresa o al de los trabajadores) sí corresponde con un juego de suma cero porque la ganancia de una parte reduce la de la otra parte. En cambio la relación en la zona central del intervalo (recursos distribuidos entre empresario y trabajadores) corresponde con un juego cooperativo y es el ámbito al que se circunscribe este post.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Down to the Waterline

1

Cualquiera que haya tenido que viajar de forma más o menos continuada habrá observado que llega un momento en que uno ya no sabe en qué sitio está. Los aeropuertos, las estaciones y los hoteles parecen todos iguales. Sin embargo si los miramos bien veremos que en realidad son todos diferentes, lo que crea esa sensación no es su forma o arquitectura, es algo más.

Marc Augé acuñó el concepto de no-lugar para referirse a este tipo de lugares. Son espacios de tránsito donde nuestro papel queda reducido al de consumidor. Primero fueron los aeropuertos y estaciones pero con el tiempo se han ido incorporando centros comerciales, centros de salud, hospitales, hoteles, edificios oficiales, corporativos…

Los no-lugares se están expandiendo porque son muy efectivos como mecanismos para el control de los ciudadanos. En los no-lugares las relaciones, la comunicación y los derechos están perfectamente determinados. No hay hueco para la improvisación o la personalización. En los no-lugares somos un número y nuestras acciones están catalogadas incluso antes de producirse.

2

Al igual que ocurre en el mundo real, en internet también hay no-lugares. Una web corporativa, de la administración, un portal de compras o un periódico son espacios virtuales donde deliberadamente se marca el camino por donde el usuario tiene que circular y no se le ofrecen alternativas.

Como si eso no fuera suficiente, nosotros mismos muchas veces convertimos en no-lugares espacios que tienen potencial para ser otra cosa. Cada vez que vemos algo que  nos sugiere un comentario o una acción y pasamos de largo, nos estamos auto-limitando, comportándonos como lo haríamos en un no-lugar, como lo haría un consumidor-espectador.

Ser un espectador es interesante y a veces muy necesario, pero ser un actor nos da otras posibilidades. Cuando establecemos una relación con otras personas o con el lugar,  los transformamos y a la vez cambiamos nosotros.

Internet es un gran mundo que está esperando que lo moldees con tus acciones. Puedes comenzar dando tu opinión en tus sitios favoritos, hablando con las personas a las que admiras, dejando un comentario en sitios más modestos como este… Con el tiempo irás estableciendo vínculos y formando tu propio mapa virtual de lugares y relaciones: en este foro conocí a esta persona, allí hablé de ese tema, en esa web hay un grupo que me gustaría conocer mejor… Habrás convertido no-lugares en lugares llenos de significados y serás un poquito más habitante y un poco menos consumidor-espectador.

3

Esto también funciona a la inversa. Si quieres promocionar un website, una red o una comunidad procura que ese espacio se perciba como un lugar, con todo lo que eso significa.

Hay que ofrecer contenidos y fomentar la participación pero no basta con eso. Ofrece algo singular, algo diferente que llame a la acción: una imagen original, una idea sorprendente, una proposición atrevida, algo que obligue al visitante a posicionarse y a relacionarse con el lugar de una forma personal y no estandarizada.

De nuestra relación con el resto de participantes, con el contenido y con el espacio nacen las vivencias, de las vivencias nacen los lugares y de ellos la sensación de pertenencia.

4

La acción transcurre en una zona portuaria. Hay barcos, embarcaderos, niebla, policía… Es un lugar de tránsito con usos y normas definidas donde el visitante no tiene libertad de acción. Es un espacio candidato a ser un no-lugar.

Los protagonistas no se resignan al orden preestablecido y crean su propia lógica. Exploran espacios poco accesibles, les dan un uso no previsto y se van apropiando de ellos mediante sus vivencias. Sus acciones son improvisadas, a veces clandestinas, guiadas por el afán de descubrir el lugar mientras se descubren a sí mismos.

Llega un momento en que su implicación con el lugar es tan intensa que él no está y ella todavía puede verle y sentirle allí. El lugar ya les pertenece.

5

Sweet surrender on the quayside
You remember we used to run and hide
In the shadow of the cargoes I take you one time
And we’re counting all the numbers down to the waterline…

Near misses on the dogleap stairways
French kisses in the darkened doorways
A foghorn blowing out wild and cold
A policeman shines a light upon my shoulder

Up comes a coaster fast and silent in the night
Over my shoulder all you can see are the pilot lights
No money in our jackets and our jeans are torn
Your hands are cold but your lips are warm

She can see him on the jetty where they used to go
She can feel him in the places where the sailors go
When she’s walking by the river and the railway line
She can still hear him whisper
Let’s go down to the waterline

Dulce entrega en el muelle
Recuerdas que solíamos correr y escondernos
A la sombra de los cargueros te tuve una vez
Y contábamos las horas allá en la orilla…

Tropezones en las escaleras
Besos en los portones oscuros
Una sirena de niebla sonando salvaje y fría
Un policía enfoca una linterna sobre mi hombro

Ahí llega un buque costero rápido y silencioso en la noche
Por encima de mi hombro sólo puedes ver las luces piloto
No hay dinero en nuestras chaquetas
y nuestros vaqueros están rotos
Tus manos están frías pero tus labios son cálidos

Ella puede verle en el embarcadero donde solían ir
Ella puede sentirle en los lugares donde van los marineros
Cuando ella está caminando junto al rio y la vía del tren
aún puede oírle susurrar “bajemos a la orilla”

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

¿Existe una Burbuja de Social Media?

En el reciente foro emotools planteé a Alfonso Alcantara la pregunta que titula este post. No pude quedarme hasta el final y escuchar la opinión de Alfonso así que me he propuesto buscar yo mismo una respuesta.

En primer lugar hay que definir qué es una burbuja. He extraído varias ideas de este artículo de Juan Ramón Rallo.

  • Burbuja es sinónimo de sobrevaloración.
  • Una valoración es correcta cuando el valor de un bien corresponde con lo que va a producir en el futuro.
  • Las valoraciones prudentes pueden convertirse en sobrevaloraciones, revelando a posteriori la existencia de una burbuja.

Una burbuja nace cuando de forma generalizada se sobrevalora un activo. Y una burbuja estalla cuando se descubre que ese activo no va a producir los rendimientos esperados. Los rendimientos en internet, como ya dijimos en otro post, incluyen lo económico, reconocimiento, notoriedad, relaciones, experiencia…

Para saber si estamos en una burbuja de los social media habría que evaluar los rendimientos futuros. Si son adecuados todo lo invertido estará justificado y si no lo son estaremos en una burbuja.

Pero esto que parece tan sencillo es la gran trampa de las burbujas. No podemos saber con exactitud cuánto serán los rendimientos futuros de un bien y menos de algo tan cambiante como los social media. Por eso es tan difícil detectar una burbuja y por eso siempre se declaran a posteriori.

Las perspectivas son similares ya seas alguien que está empezando en los social media, un profesional con años de experiencia o una empresa que quiere desarrollarse, el rendimiento a medio plazo de tu inversión en social media es una incógnita. Que no te cuenten milongas, nadie lo sabe. La mayoría sospechamos que dará buenos rendimientos (¡y qué te va a contar un profesional del medio!) pero no todo el mundo está de acuerdo.

Ante este panorama un economista te diría: No es fácil evitar una burbuja pero podrías hacer que si llega no te afecte demasiado. No especules, no esperes dar el pelotazo con los social media, márcate unas expectativas razonables e invierte unos recursos, tiempo y dinero de acuerdo a esa idea.

Puede ser un plan.

Por otro lado…

Las personas trabajamos y hacemos cosas porque esperamos obtener un retorno. Y cuando las expectativas son mayores trabajamos con más energía.

Obtener resultados tiene mucho de profecía autocumplida. Cuando confiamos en conseguirlos trabajamos más y mejor y como consecuencia de ello los obtenemos. Y al revés, cuando no lo creemos trabajamos con menos fuerza y fallamos.

Sobrevalorar los beneficios futuros nos ayuda a ser mejores. Nadie ha triunfado en nada que no creyera firmemente. Nadie ha hecho nada entregándose a medias. Entregarse de forma moderada es el camino más rápido a la mediocridad. Ahora más que nunca es tiempo de lanzarse con todas las fuerzas en busca de lo que se cree.

Quizás verse dentro de la burbuja de los social media no sea tan malo después de todo. Quizás lo más interesante sea dejarse llevar por ella, entregarse sin reservas a esa ola de energía colectiva y aprovechar su potencial de maximizar todo lo que se da y se recibe.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized